Alambres de Acero

Hilos de Acero con Diferentes Acabados

El alambre de acero es un material que se fabrica mediante un laminado en caliente, este proceso se lleva a cabo a partir de unas palanquillas de acero que se utilizan para trefilar el acero en frío, que se encarga de adelgazar. Es decir, el mismo que acaba de salir del tren de laminación del laminado en caliente.

Alambre de Acero

¿Qué son los Alambres de Acero?

Por su parte, el alambre de acero permite que el personal de una obra pueda trabajar sin inconvenientes y así resolver sus necesidades al laborar junto a otros materiales de acero. Se considera como un gran elemento que complementa la obra y trabajo del capital humano, además de que es un material que se utiliza para elaborar mallas, clavos, ganchos, resortes, estribos, anillos, entre otros productos. 

El alambre de acero es un producto que se obtiene mediante bobinas, que se utilizan en toda su extensión como parte del acero de refuerzo. Por otra parte, entre las ventajas que ofrece el alambre de acero cuando se usa en una obra se presentan una variedad de oportunidades que son saciadas por este producto y la gran versatilidad con la que cuenta. Principalmente, se destaca su superficie que no tiene defectos, ya que su diseño es liso, lo que facilita el trabajo y amarre de objetos. Además, el acero de su fabricación cumple con los mejores estándares de calidad 
y tiene una gran resistencia a la tensión.


El alambre de acero se distingue por ser una gran opción para complementar los trabajos dentro de una obra, a su vez tiene la capacidad para adaptarse con facilidad a diferentes instancias y es un material que se puede cortar y doblar a voluntad, por lo cual pueden disponerse piezas de alambre de todos los tamaños, facilitando el trabajo.

Clasificación de los Alambres de Acero

En cuanto a los tipos de alambres de acero que existen en el mercado son los siguientes;

Alambrón: Es un alambre de alta resistencia que se deriva del acero y para obtenerlo se hace uso de unas palanquillas de acero bajo el proceso de laminado en caliente para después trefilarse en frío. Este tratamiento da como resultado un material resistente a la corrosión, maleable y con superficie lisa, el cual posteriormente se enrolla en bobinas de 100 metros. Es un material que se caracteriza por contar con un diámetro mayor que oscila entre los 5 y 30 mm, está disponible en diferentes calibres para sus distintas aplicaciones entre ellas la fabricación de clavos, mallas, estribos, anillos, resortes, remaches, grapas y otro tipo de alambres.

Alambre galvanizado: Se trata de un acero que se reviste con una cubierta de zinc que se encarga de proteger al acero, de manera que el desgaste lo sufra la capa superior, es decir, el recubrimiento, mientras el acero se mantiene intacto, junto con todas las características físicas. Por tanto, este alambre no sufre por la oxidación ambiental o química y por ello su uso es ideal para áreas problemáticas en donde el desgaste del acero es mayor. Asimismo, es un material flexible, liso y con una gran resistencia a la tensión. Se utiliza para las mallas, clavos, ganchos, resortes, estribos y anillos.

Alambre pulido: Es un material que se elabora a partir del alambrón su proceso de fabricación se realiza a través del proceso de trefilado, el cual tiene la finalidad de reducir el grosor del producto de acero. Posteriormente el alambre se limpia por decapado para eliminar las impurezas y así favorecer la adherencia del revestimiento. Además, este tipo de alambre se encuentra con acabado galvanizado, cromado y pintado, por lo que los usos de este producto son variados y suele ser requerido por distribuidores de fierro, herreros, para la fabricación de artículos para el hogar como muebles e incluso para manualidades. El alambre pulido se utiliza para elaborar resortes, clavos, tornillería, estantería, entre otros.

Alambre recocido: Es un tipo de alambre blando y maleable fabricado con alambre de acero en acabado negro con bajo contenido de carbono (o alambran TA), se obtiene del proceso de recocido en un horno tipo campana con control automático de la temperatura siguiendo una curva de calentamiento que garantiza un producto homogéneo y con alta ductilidad que facilita el doblado manual.

El recocido consiste en un proceso de tratamiento térmico que cambia las propiedades físicas y químicas del alambre. Esto es lo que genera su durabilidad y una mayor ductilidad, lo que hace que sea más fácil trabajar con el alambre. El alambre recocido es ideal para su uso en los amarres de varilla y estribos (anillos) en la construcción de castillos, zapatas, cerramientos, emparrillados y otros ensambles.

¡Envíanos Tu Solicitud de Cotización!

C.P. Estado o Ciudad
Cantidad, Calibres, Piezas o Medidas.

Somos una empresa comprometida

Queremos formar parte de su cadena productiva y facilitarle la compra de materiales, póngase en contacto con nosotros y lo atenderemos con gusto.

Detalles de Contacto

OFICINAS CENTRALES EN:
Tultitlán, Estado de México.
D.F. y Área Metropolitana:55 5888 2185

Rutas de Envío Aceros Torices